Nicolás Maduro exhortó al Grupo de Lima a rectificar en 48 horas, al tiempo que saludó el decreto constituyente que ordena calificar e investigar por “traidores a la patria” a quienes desconozcan al régimen.

A menos de 24 horas de lo que se considera será la consumación de la usurpación de la Presidencia por parte de Nicolás Maduro, el mandatario ofreció una rueda de prensa en la que aseveró que no habrá nada que detenga su toma de posesión, pese a la presión internacional y las denuncias sobre su ilegitimidad.

“Han querido convertir una juramentación constitucional en una guerra mundial (...) está en marcha un golpe de Estado en Venezuela, ordenado desde Washington, desde el cartel de Lima contra el gobierno constitucional que yo presido. El pueblo venezolano sabrá responder cualquier intentona hoy, mañana o cuando se pretenda. La revolución bolivariana se ha venido preparando para enfrentar cualquier quinta columna de traidores (...) celebro el decreto constituyente aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente, lo saludo y lo suscribo en todas sus partes”, manifestó.

Sobre el comunicado del Grupo de Lima, en la que todos sus miembros a excepción de México desconocerán un segundo mandato, señaló: “El cartel de Lima emitió una declaración que rompe cualquier posibilidad de tolerancia, que rompe todos los límites del gobierno bolivariano de Venezuela. Les damos 48 horas para que rectifiquen”.

Juramentación ante el TSJ

Maduro no se juramentará ante la Asamblea Nacional. Con el alegato del desacato lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia para simular su legalidad, basándose en el artículo 231 de la Constitución que da la opción a un presidente electo de juramentarse ante el TSJ cuando no pueda hacerlo ante el Parlamento.

Hasta este miércoles, eran más los países que comunicaron que no asistirán ni avalarán la juramentación de Maduro para un nuevo mandato, al calificarlo de ilegal e instar a unos comicios con garantías y que la AN tome posesión de manera provisional, en coincidencia con la posición del Grupo de Lima.

“Ninguna noticia falsa blanqueará la dictadura de Maduro. No reconocemos al régimen”, dijo Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo.

Los países del Grupo de Lima, conformado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá, Perú, Guyana, Santa Lucía, Barbados, Estados Unidos, Granada, Jamaica y México, desconocen también la toma de posesión de Maduro, con excepción de México que no firmó la declaración.


México fue el único país del Grupo de Lima que no firmó el comunicado que insta a transferir provisionalmente el poder a la Asamblea Nacional | Foto Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú
     

Aunque su presidente Andrés Manuel López Obrador no asistirá; en su lugar estará el encargado de negocios de la Embajada de México en Venezuela, Juan Manuel Nungaray.

El asambleísta Fernando Flores informó, en su cuenta de Twitter @FFloresV, que 63 legisladores de Ecuador se pronunciaron también para desconocer un nuevo mandato de Maduro.

“Resolvemos rechazar y condenar de manera enfática la posesión ilegal y antidemocrática que pretende realizar el régimen de Nicolás Maduro el próximo 10 de enero de 2019, ante la falta de legitimidad del proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el pasado 20 de mayo de 2018”, señala la resolución de la Asamblea de Ecuador, en la que se reconoce también a la AN como único órgano legítimamente electo.

Es de recordar que luego del pronunciamiento del Grupo de Lima, Perú emitió un listado con 93 personas que no podrán ingresar a este país. La lista la encabeza Nicolás Maduro e incluye a su cúpula y familiares.

Hasta este miércoles estaba confirmada la asistencia de Miguel Díaz-Canel (Cuba) y Evo Morales (Bolivia). De acuerdo con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), el presidente de Osetia del Sur, Anatoli Bibílov, arribó a Venezuela para participar en el acto de Maduro. A ellos se sumó el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén.

Otros países enviaron a un representante de su nación, como China, que envió a su ministro de Agricultura, Han Changfu.

También estarán el encargado de negocios de la Embajada de Uruguay en Venezuela, José Luis Remedi; y una delegación de Turquía, según informó Maduro. El secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Mohammed Barkindo, también asistirá.

Persecución como respuesta del régimen

Ante la presión nacional e internacional, la respuesta de la cúpula de Maduro ha sido nuevamente la aplicación de amenazas y persecución.

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC), también desconocida por gran parte de la comunidad internacional, ordenó a tribunales abrir investigaciones por traición a la patria a quienes avalen la declaración del Grupo de Lima, mientras que el canciller Jorge Arreaza entregó una nota de protesta a los encargados de negocios de Panamá, Costa Rica, Honduras, Brasil, Chile, Paraguay, Colombia, Canadá, Argentina y Perú, en rechazo a la declaración del Grupo de Lima.

Por su parte, el constituyente Gerardo Márquez propuso la disolución de la legítima Asamblea Nacional y convocar a nuevas elecciones parlamentarias. Al respecto, Maduro indicó que “el instrumento principal es la Asamblea Nacional Constituyente, y si ellos decidieran adelantar las elecciones del Parlamento, yo diría amén. Ojalá que todo se proceda de manera normal y los comicios se efectúen en el 2020”.

Reacciones en contra

Entretanto, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) instaló en los distintos estados del país campamentos en defensa de Maduro, mientras otros sectores -desde trabajadores hasta profesores universitarios- se han pronunciado en rechazo.

El presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (Apucv), Víctor Márquez Corao, anunció un paro del gremio este 10 y 11 de enero, en protesta contra la usurpación de Maduro en el poder. Además, dijo que dado el desconocimiento de su mandato, no se sentarán más en mesas de trabajo.

El dirigente de La Causa R Andrés Velásquez instó a promover concentraciones, y este 10 de enero dejar las calles vacías, como muestra de rechazo al acto de Maduro.

       
El canciller Jorge Arreaza entregó una nota de protesta a representantes de los países del Grupo de Lima | Foto Cancillería

El Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) emitió un comunicado frente a la toma de posesión el 10 de enero, y reiteró que toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos.

“En mayo de 2016 diversas organizaciones de derechos humanos, agrupadas en el Foro por la Vida, calificamos como ruptura del orden constitucional la aprobación de un Decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica, que configuró una normativa para justificar y alentar la actuación de los poderes públicos al margen de la Carta Magna, e incrementar la exclusión y persecución por razones políticas. Por otra parte, sus políticas han aumentado la crisis económica, generando mayores penurias en la población y obligando a millones de venezolanos a salir forzosamente del país”, señala el comunicado.

La ONG recordó que 43 organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos alertaron -el 14 de mayo de 2018- sobre la falta de credibilidad del proceso efectuado el 20 de ese mes, debido al incumplimiento de garantías para el libre ejercicio de la participación política. Provea acudió también a la Sala Electoral del TSJ para impugnar esa convocatoria, la cual fue desestimada.

“Con las decisiones tomadas a partir de diciembre de 2015, que afianzaron un gobierno dictatorial y más excluyente, Nicolás Maduro perdió la legitimidad de desempeño en el ejercicio de sus facultades como presidente de la República. A partir del 10 de enero de 2019 tampoco poseerá legitimidad de origen en lo que pretende ser un segundo período presidencial en funciones”, sostiene.

Destacan que “la Constitución no prevé los mecanismos a seguir ante la instalación de un gobierno de facto consecuencia de un fraude electoral. Cualquier iniciativa para lograr la transición a la democracia debe promover la realización de elecciones libres, creíbles y con garantías para la libre participación política mediante el sufragio de todos los electores y organizaciones, que restablezcan a corto plazo la plena vigencia de la Carta Magna de 1999. Para ello, la Asamblea Nacional juega un rol fundamental como el único Poder Público legitimado por el pueblo para conducir este proceso”.

Provea solicitó a los países de la región que ante cualquier consecuencia derivada de la instalación del gobierno de facto, se mantengan y generen todos los mecanismos posibles para continuar su observación y acompañamiento de la situación venezolana. Asimismo, rechazan cualquier tipo de intervención armada a Venezuela como mecanismo de resolución de la crisis.

Template by JoomlaShine