Christian Zerpa aseguró que otros magistrados del TSJ quieren desertar, pero temen a ser perseguidos. También denunció que hay factores de oposición que son de gobierno.

“Nicolás Maduro desconoce la Constitución y desconoce las leyes. No tiene otro nombre que dictadura (...) a partir del 10 de enero es un presidente ilegitimo”. Así lo afirmó el magistrado desertor del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Christian Zerpa, quien ofreció este lunes una rueda de prensa en Miami, Estados Unidos, a donde huyó el sábado tras negarse a juramentar a Maduro el próximo 10 de enero, para un segundo mandato.

“Maduro es un incompetente y por él hoy el país está en ruinas. Se debe a la falta de competencia, a la corrupción generalizada, a la desorganización de Maduro y los que lo acompañan en el ejercicio de los cargos. En 2013 algunas instituciones y empresas funcionaban medianamente bien y uno pensaba que podían contribuir con el desarrollo del país, reconozco que es un fracaso y que la iniciativa de la inversión privada es fundamental”, agregó.

El hoy considerado por el TSJ como exmagistrado, sostuvo que “el régimen está desesperado y solo, no tiene una posición coherente que le permita reconstruir el rumbo de algunas cosas”.

Afirmó que otros magistrados del TSJ están dispuestos a salir, pero temen por ellos y su familia, ya que “el que toma una postura crítica es perseguido y va preso”.

Por otra parte declaró que Maduro no ha renunciado por presiones internas que le impiden salir del poder, y que entre él y el presidente de la ilegítima asamblea constituyente, Diosdado Cabello, hay una tensa tregua “hasta el próximo problema”.

“Maduro tenía negociada su salida del poder y del país, por eso fue detenido en la autopista por Diosdado Cabello”, señaló sobre el incidente que tuvo con el Sebin.

Entre los antecedentes de Zerpa destaca que como magistrado exprés, nombrado días después de que el oficialismo perdiera la mayoría de los curules en la Asamblea Nacional, declaró -junto a otros magistrados- que todas las decisiones del Parlamento serían irritas mientras los tres diputados del estado Amazonas estuvieran en el hemiciclo. Asimismo apoyó la decisión de la Sala Electoral al rechazar la demanda de la fiscal general Luisa Ortega Díaz contra la elección de la asamblea constituyente.

“No participé en ninguna toma de decisiones, solamente me decían que firmara (...) si me hubiera puesto dudoso, me hubieran puesto bajo observación”, justificó.

Sobre el nombramiento de los magistrados exprés, reconoció que “había una intención de que no hubiera mayoría absoluta de la oposición en la asamblea, y la figura del desacato les servía para ilegalizar a la Asamblea Nacional”.

También negó haber firmado la sentencia sobre las elecciones de la Universidad de Carabobo, porque ya estaba entre sus planes salir de Venezuela.

Elecciones irregulares con apoyo opositor

Así como sostuvo que en el proceso efectuado el pasado 20 de mayo, con el que se adjudica una reelección de Nicolás Maduro, no se cumplieron con las garantías y había ventajismo, denunció que “hay factores de oposición que son de gobierno”.

“Hubo conversaciones, reuniones (...) un partido que dice que es de oposición, Avanzada Progresista, querían darle el soporte a esa elección, darle el barniz para que pareciera valida”, afirmó.

Con respecto al fraude electoral en las elecciones de gobernadores en Bolívar, en octubre de 2017, aseguró que no tuvo acceso al expediente porque el candidato Andrés Velásquez -quien impugnó los resultados- no acudió al TSJ para denunciar las irregularidades de este proceso, y solo acudió al Consejo Nacional Electoral (CNE).

Para Zerpa, la crisis política en Venezuela pasa también por la falta de coherencia en la dirigencia opositora.

“Si en Venezuela hubiera una oposición coherente, hubiese habido un cambio de gobierno, pero cometieron muchos errores”, aseveró.

Gobierno débil

Desde que se conoció que Christian Zerpa huyó del país y se negó a juramentar a Nicolás Maduro el 10 de enero, dirigentes opositores aseguran que es una muestra de la debilidad del régimen madurista.

El segundo vicepresidente de la AN, Stalin González, aseguró que la deserción del magistrado es una demostración de esta debilidad y avaló la posición de Zerpa al negarse a una juramentación ante el TSJ y no ante la Asamblea Nacional legítima.

“La huida concertada Christian Zerpa furibundo chavista q nos insultaba cuando éramos minoría en @AsambleaVE en Mérida 2010-2015, es un presagio. La debilidad no está en la oposición”, manifestó a través de su cuenta en Twitter @williamsdavila, el diputado Williams Dávila, quien agregó: “Ya el tiempo pasa pero no debe haber impunidad, el Sr. Christian Zerpa dirigió las operaciones de desconocimiento del triunfo electoral de la Gobernación de Mérida en el 2000, era del círculo de Florencio Porras, se cohonestó con otros funcionarios para manipular decisión de CNE”.

El magistrado desertor aprovechó para denunciar en la rueda de prensa de este lunes el caso del exdirector del Sebin, Gustavo González López.

“El general González López no es santo de mi devoción, pero está desaparecido desde octubre y nadie sabe si está vivo o muerto, si está detenido, el gobierno tiene que dar una fe de vida, tiene que aparecer, de lo contrario hay sospecha de que fue asesinado por dar una opinión, por no estar de acuerdo con la entrega del Sebin”, señaló.

Entre sus denuncias, admitió la existencia del tráfico de drogas y combustible a través de la frontera, sin que las autoridades tomen acciones al respecto.

“Es tal el nivel de desorden en la frontera, que no se dieron cuenta que salí (...) el nivel de deterioro en la frontera es tal, que no permite al gobierno tener un control”.

Hizo mención también a los nexos de Maikel Moreno con Alejandro Andrade y Raúl Gorrín, este último -aseguró- con alta influencia sobre Maduro y Cilia Flores.

¿Quién es Christian Zerpa?

El magistrado desertor es un politólogo y abogado que fue militante del extinto Movimiento Quinta República (MVR) y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Entre 2002 y 2005 asumió distintas responsabilidades en la Gobernación de Mérida. Estuvo en la Gerencia de Seguimiento de Pdvsa, y luego en la Dirección General de Proyectos Especiales del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia.

En 2010 fue electo diputado a la AN por el estado Trujillo, hasta 2015 cuando el chavismo pierde la mayoría parlamentaria y pasó a ser uno de los magistrados exprés que declararon en desacato a la Asamblea Nacional legítimamente electa.

Hoy es acusado por el TSJ de ser investigado desde el 23 de noviembre por “conductas indecorosas e inmorales en detrimento de un grupo de mujeres que hacían vida laboral en su despacho”, según declaró el presidente de este despacho, Maikel Moreno.

“Los que me conocen en Venezuela saben de mi conducta intachable, sería incapaz de hacer algo así. En el propio comunicado es evidente que el delincuente Maikel Moreno presiona a mis compañeros (...) no hay ningún expediente que diga que yo incurrí en los delitos que se me están señalando”, respondió a las acusaciones.

Christian Zerpa, quien manifestó que colaborará con las autoridades estadounidenses con la información que tenga, es uno de los 13 magistrados del TSJ sancionado por EE UU, Canadá, Panamá, la Unión Europea y Suiza.

El exmagistrado pidió perdón a los venezolanos, y agregó que este paso pudiera significar el inicio de un paso tendiente a reconciliar a los venezolanos.

Asimismo afirmó que “si hubiera conciencia nacionalista y compromiso con Venezuela, las Fuerzas Armadas ya hubieran exigido a las autoridades que dejaran el poder”.

Template by JoomlaShine