Jueves, 29 Octubre 2015 00:00

Maternidad Negra Hipólita: Un hospital de guerra en medio de una ciudad industrial

 
Valora este artículo
(0 votos)
El director de la maternidad, Yorby Aponte, fue destituido hace tres semanas. Siptos había denunciado reiteradamente corrupción y malversación de fondos de su parte El director de la maternidad, Yorby Aponte, fue destituido hace tres semanas. Siptos había denunciado reiteradamente corrupción y malversación de fondos de su parte Foto Wilmer González
     
 

barra 12200

Fallas en la planta eléctrica

La tormenta del sábado 24 de octubre afectó el suministro eléctrico de gran parte de Ciudad Guayana. La Maternidad Negra Hipólita fue una de las afectadas, aunque los bajones de corriente y cortes de luz son frecuentes.

Este lunes, por ejemplo, tenían sin luz desde las 8:00 de la noche del domingo. La planta eléctrica solo suministra energía a un 40 por ciento de la maternidad, entre eso el área de quirófanos. El laboratorio no está dentro de la cobertura de la planta por lo que se trabaja “en niveles de contaminación bárbara” y a riesgo de que los equipos se sobrecalienten, comentaba el personal del departamento durante la asamblea.

barra 12200

 
     

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los problemas en la Maternidad Negra Hipólita, único centro asistencial público dedicado exclusivamente a la atención de mujeres embarazadas y el cuidado neonatal, son muchos. La crisis del sector salud de los últimos años ha influido en que actualmente funcione casi como un hospital de guerra, que sobrevive gracias al empeño y amor que presta el escaso personal que labora -o más bien batalla- para atender a las mujeres más empobrecidas de San Félix.

El sector 25 de Marzo es la cuna de la maternidad, que sufre semanalmente los embates de la inseguridad y la impunidad que reina en Ciudad Guayana.

Este lunes en la mañana se celebró una asamblea de trabajadores con la nueva directiva del centro y la fundación Barrio Adentro, donde los héroes anónimos que luchan cada día con la escasez de insumos médicos contaron cómo los obstáculos van más allá de la falta de materiales y fármacos.

Falta personal

Según cifras de la Maternidad Negra Hipólita, de enero a septiembre de 2015 se registraron 2.026 nacimientos: 1.551 de ellos por partos naturales y 475 por cesáreas. Sin embargo, actualmente el centro de salud no tiene pediatras que atiendan una emergencia con un recién nacido.

Esta fue la confesión de la anestesióloga Elisa Pérez en la asamblea de trabajadores de este lunes, convocada por el Sindicato Independiente de Profesionales y Trabajadores de la Salud (Siptos). Revelaba con tristeza haber remitido al Hospital Dr. Raúl Leoni, en Guaiparo, a un bebé de una semana de nacido que había llegado a la emergencia de la maternidad, pues no había especialista que pudiera atenderlo.

Tampoco hay cama para cuidados intensivos “y ni siquiera una sala de cuidados intermedios”, continuaba la doctora, quien recordaba a los presentes que en la nómina de la maternidad se le paga a un intensivista que no tiene dónde atender los pacientes.

El secretario de reclamo y conflicto de Siptos, David González, amplió que la escasez de personal se extiende a enfermeras, camilleros e inclusive empleados de limpieza.

Inseguridad

Una gineco-obstetra, que no reveló su identidad, informaba que la mayoría del personal médico que presta servicio en la Maternidad Negra Hipólita reside en Puerto Ordaz, y se traslada en sus propios carros a merced de la inseguridad: “En abril me robaron la batería del carro dentro de la institución. Pasé la comunicación a la dirección y nadie hizo nada. Yo no tengo tiempo para hacer cola y hasta hoy ando con una batería prestada”, confesaba la médico.

Todos los fines de semana se registran hechos delictivos dentro o en los alrededores de la maternidad, donde el resguardo policial que se logra en una de las tantas reuniones que han sostenido con las autoridades dura, a lo sumo, tres semanas.

“No hay especialistas que quieran venir para acá por la inseguridad, porque las calles no funcionan, porque no hay transporte que traiga al personal”, continuaba la anestesióloga, mientras sus compañeros asentían, corroboraban el testimonio y reconocían el coraje que los ha mantenido prestando el servicio en la maternidad.

Escasez cierra consultas

Las consultas permanecen cerradas en la Maternidad Negra Hipólita por falta de aire acondicionado y de insumos para atender a las pacientes embarazadas, como el gel para practicar ecografías.

El cierre fue una medida de presión de los especialistas que, inclusive, aguantan trabajar en condiciones incómodas e insalubres por falta de aire acondicionado en consultorios y otras salas, pero aun así se les imposibilita atender a los pacientes con la grave escasez de insumos que han tenido que sobrellevar este año.

“A veces en el quirófano no hay ni solución fisiológica, y nosotros resolvemos. Nos hemos empeñado en seguir ayudando a la gente”, aseguraba en su testimonio la doctora Pérez, en la asamblea del lunes. Sin el compromiso del personal que se ha mantenido en la maternidad, aun cuando hace dos años estuvieron meses sin directiva, la maternidad no seguiría funcionando.

A raíz de la carestía, la ginecólogo alertaba sobre el peligro de la intermitencia o alternancia en el suministro de medicamentos para tratar una enfermedad. La escasez impide la continuidad de un tratamiento para tratar algo sencillo como una infección urinaria.

Personal del laboratorio alertaba, además, de la falta de reactivos para procesar exámenes de orina, coagulación de la sangre y hematología completa, evaluaciones rutinarias en este área de los centros de salud.

Por si fuera poco, una paciente en recuperación debe llevar su comida (en caso de poder costearla) porque en la Maternidad Negra Hipólita casi nunca hay este servicio por falta de pago a los proveedores.

Lucha constante

     
 

barra 13aNaranja

MÁS INFORMACIÓN

■  En Maternidad Negra Hipólita recurren a la ayuda institucional ante crisis por escasez de medicamentos

■ Paro escalonado en Maternidad Negra Hipólita exige destitución de directiva

■ Fallas de infraestructura y escasez afectan atención en Maternidad Negra Hipólita

 
     

La gineco-obstetra ampliaba que, debido a todas las carencias de la maternidad, “aquí las mujeres tendrían que venir controladas, listas para dar a luz” porque la carestía de medicamentos e insumos hace prácticamente imposible atender una emergencia. Este lunes, por ejemplo, no había medicamentos con qué bajarle la tensión a una paciente.

La maternidad estaba casi sin pacientes este lunes. Los doctores batallan con las grandes dificultades que atraviesa el centro dependiente del Instituto de Salud Pública (ISP), el Ministerio de Salud y que también recibe ayuda de la Fundación Barrio Adentro. Esta última, en la asamblea del lunes, se comprometió a garantizar los insumos para el centro.

Los especialistas que intervinieron en la asamblea aseguran que no hay una gerencia de compras o licitación que en articulación con los médicos maneje el inventario de lo que se requiere en la institución. “Nos dicen ‘hay suturas’ pero no es el tipo que necesitamos, y así pasa con todo”, declararon.

En la asamblea acordaron instaurar una mesa de trabajo entre el personal, la nueva directiva de la maternidad, el ISP y Fundación Barrio Adentro, para mejorar las condiciones de la maternidad que antes era famosa por “funcionar como una clínica”. Solo que ahora funciona como un hospital de guerra, en medio de una ciudad industrial, ubicada en un país cuyo Gobierno se jacta de distribuir socialmente la renta petrolera.

 

SÍGUENOS EN   Fabebook

Visto 5100 veces Modificado por última vez en Viernes, 30 Octubre 2015 14:50

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...