Miércoles, 17 Enero 2018 00:00

Carlos Correa: “La censura ha hecho a que la gente, ante la ausencia de información, crea cualquier cosa”

 
Valora este artículo
(0 votos)
Pese a que no se amalgama como movimiento social, el saqueo ha estallado pese al silencio de medios oficiales Pese a que no se amalgama como movimiento social, el saqueo ha estallado pese al silencio de medios oficiales Foto cortesía Yhinmi Silva | Radio Radiante 95.7 FM

@marcosdavid 

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

“Seguimos Informando”: la nueva campaña de la ONG Espacio Público

barra 4naranja220

IPYS advierte de la normalización de la censura en medios de comunicación venezolanos

barra 4naranja220

La navidad cerró con militarización y saqueos en Ciudad Bolívar

barra 4naranja220

Miedo ante ola de saqueos cierra más negocios en Ciudad Guayana

 

Haga usted mismo el ejercicio: escriba en el buscador de Google “saqueos + AVN”. O “saqueos + Minci”. O “saqueos + VTV”. O “saqueos + Sibci”. ¿Ya? Pues bien, ha corroborado que la política es la de ocultar el descalabro social propiciado por la dictadura madurista: la política del silencio que, por cierto, no ha servido de mucho. Ni servirá. El director de Espacio Público, Carlos Correa, explica el porqué.

- ¿Se ha creado una neolengua para maquillar el tema de los saqueos? 

- Hay varias cosas asociadas al tema de los saqueos. Es muy difícil hablar de saqueos en Venezuela y no pensar en el Caracazo (febrero de 1989, a principios del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez). El Caracazo tuvo implicaciones mediáticas porque una de las reacciones del gobierno de entonces fue culpar a los medios como catalizadores de la extensión de eso. Este gobierno también lo ha hecho, por ejemplo, al sacar a CNN en Español o a NTN24, que son medios tradicionales, por cubrir las protestas de 2014. Hay quienes dicen que en Venezuela ya se están produciendo movilizaciones de manera regular pero no se están produciendo simultáneamente sino aisladamente: no es un fenómeno que se debata con una sola nomenclatura, sino que son las situaciones de Cumaná, de Guayana… sin un tejido articulador a un potencial político. Por eso hay un control muy fuerte sobre ese tema. Lo que está detrás de la Ley Resorte y la Ley contra el odio: hay una invisibilización de esos hechos y la disputa sobre de qué manera lo logramos. Esa disputa es permanente: la podemos llamar neolengua pero es, en definitiva, tratar de torcer los hechos o la interpretación de los hechos.

- Pese al silencio, no ha podido evitarse que los saqueos se produzcan en otros lugares de Venezuela. 

- Se están repitiendo porque hay un tema estructural. Lo que sí se mantiene como característica, porque seguimos siendo un país hipercentralizado, es, por ejemplo, que tienes una serie de protestas, manifestaciones como las de Ciudad Bolívar (saqueos de diciembre de 2016), que es algo brutal, muy fuerte, y eso no termina de tener un impacto mayor porque pasa en ciudades que no son Caracas. No sé si pasando una cosa parecida en Caracas, el impacto sería menor por el cierre de medios, lo que creo es que hay una situación de mucha gravedad que se repite en muchos lugares pero no termina de generar una amalgama entre lo que está pasando en el interior y en Caracas: todavía se percibe como tema fragmentado.

Mismo musiú, diferente cachimbo 

- ¿El gobierno ha avanzado en cuanto a otra estructura y otro método de ocultamiento de la noticia o es el mismo esquema de casos recientes? 

-  Todavía no sabemos qué está pasando en el ecosistema comunicativo venezolano. ¿A qué me refiero? A que a pesar de todos estos controles se produjeron movilizaciones importantes durante cuatro meses (abril-julio de 2017). ¿Cuál fue la lógica para que la gente se movilizara si los medios tradicionales no estaban funcionando? Pues hay estudios que explican que la gente ya no se entera de algo porque lee un periódico o porque ve la televisión o escucha la radio, sino a través de redes como WhatsApp. ¿Qué significa WhatsApp? Significa que a lo mejor está rebotando una nota o una entrevista de la radio o una información que recogieron en otras redes sociales.

- O una cadena. 

- O una cadena. Entonces, lo que tienes es un entorno tóxico en el que circula información  de calidad o información falsa o información de laboratorios de gente que está desinformando deliberadamente. A pesar de eso, hay vasos comunicantes que hacen que la gente reaccione y tenga un nivel de información. Estamos en medio de una tormenta y tratando de reflexionar a qué orilla nos va a llevar la tormenta: hay un componente en el que los medios tradicionales se han debilitado, pero la gente busca y encuentra información. En suma: hay mayor control en medios tradicionales y menor control en medios no convencionales.

De ninguna manera 

- ¿Tiene alguna justificación esta censura?

  CarlosCORREA
“Lo que tienes es un entorno tóxico en el que circula información  de calidad o información falsa o información de laboratorios de gente que está desinformando deliberadamente” | Foto cortesía El Pitazo
 

- El derecho a la información es el elemento que uno debe priorizar. La lógica de la censura es una dinámica excepcional, y nosotros tenemos tiempo en un estado de excepción, sin contar la excepcionalidad que implica la ANC, que es también un estado de excepción: no están funcionando los poderes clásicos de nuestra constitución, porque tienes una ANC que determina el destino de todos los poderes. Lo que creo es que la restricción no es legítima. El reclamo popular no tiene mecanismos de canalización. La violencia que estamos viendo no se resuelve con la censura. Al contrario, lo que hace la censura es que no debatamos sobre las causas y que no busquemos soluciones. Creo que es momento de un periodismo y de una comunicación profundamente responsable, pero las presiones están sobre el periodismo potencialmente responsable. La reglamentación ha favorecido la toxicidad de esta cosa de que la gente, ante la ausencia de información, cree cualquier cosa. Nos hace más daño que no circule información a que circule, e incluso la ausencia de información pone en riesgo a la gente: si yo estoy aquí no sé si en Catia pasa algo y yo tengo reunión en Catia: puede pasarme algo porque no tengo información. La restricción no tiene un fin legítimo: no va a preservar el Estado de Derecho ni la institucionalidad pública o la integridad de otras personas. Lo que quieren preservar es la ausencia de crítica en la gestión pública.

- ¿Vamos hacia una nueva escalada represiva y de control sobre los medios? 

- Creo que no hay ninguna variación en el patrón de la política de Estado venezolana que no ha sido castigar al que piense distinto y al que formule una crítica o el que asoma un dato que no resulta conveniente a las élites del poder público. En este momento no hay ninguna variación. Lo que pasa es que esta no es una sociedad abierta sino que tiene herramientas para enfrentarse a eso. La política de censura lo que quiere es construir el miedo, y en tal caso, la pregunta es cuánto ha avanzado la construcción del miedo. Pero la política de tratar de que haya miedo por el uso de redes sociales no se ha logrado: allí hay todavía una expresión directa y clara que cuestiona al poder. ¿En dónde tiene efectos? En las dinámicas más convencionales: la radio, la televisión, que son muy dependientes de la frecuencia del Estado, y en el caso del periodismo impreso ha sido por la vía del ahogamiento financiero sobre la base del control del papel. Allí es donde ha habido mayor impacto, pero hay proyectos periodísticos que insisten en hacer periodismo. El gobierno no puede decir que ya conquistó ni que esta es una sociedad temerosa, a pesar de la brutal represión y toda la violencia que se aplicó con el Poder Judicial. El gobierno no tiene el control de nada: ¿Puede dominar las manifestaciones de calle? Lo dudo. Quieren atemorizar y van a tratar de hacerlo, pero es difícil donde la gente se comunica y se articula.

Visto 1796 veces Modificado por última vez en Sábado, 20 Enero 2018 16:43

Luis Fuenmayor Toro, ex rector de la UCV, destaca la complejidad de una oposición conversando con el Gobierno y la otra presionand...

Carolina Jaimes Branger señala que acudir a una entidad bancaria es una muestra de lo ingobernable que se ha vuelto nuestra socied...

El jurista Asdrúbal Aguiar cita la fuga del alcalde para hablar del “autismo electoral como vía para mandar al basurero de la hist...

Pensar y pensarse. Repensar el país a partir del otro, del bien común. Es el mensaje que nos deja Diego Márquez Castro en su colum...

La sangre ha inundado el territorio nacional, porque la inseguridad ataca cualquier ser viviente que se mueva tanto en la claridad...

Estamos emboscados por un régimen dictatorial, resalta Otto Jansen, sin que parezca cuenten expresiones de luchas consistentes, ad...

El historiador Rafael Marrón González cita a Fabio Ladetto: “Ante un Estado desertor, el primer sustituto social es la prensa”. ...