Las operaciones de la planta están en mínimos, además de que produce a pérdidas por la entrega del cemento -con tarifas preferenciales que no cubren los costos- a la Gran Misión Vivienda Venezuela.