"Brasil es un estado soberano para decidir si acepta o no a migrantes", escribió el presidente Jair Bolsonaro a través de su cuenta en Twitter.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha confirmado este miércoles la salida de su país del Pacto Mundial sobre Migración de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que ya ha sido notificada por el Ministerio de Asuntos Exteriores a la organización internacional.

"Brasil es un estado soberano para decidir si acepta o no a migrantes", ha sostenido Bolsonaro en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. "Quien por ventura venga aquí deberá estar sujeto a nuestras leyes, reglas y costumbres, además de tener que cantar nuestro himno y respetar nuestra cultura", ha puntualizado.

"No será cualquiera que entre en nuestra casa ni será cualquiera que entre en Brasil a través de un pacto adoptado por terceros", ha añadido, para concluir con un contundente "no al pacto migratorio".

Brasil es actualmente un importante receptor de migrantes venezolanos. De acuerdo con cifras de la ONU, hasta el cierre de 2018 habían 89 mil migrantes y se espera que hacia fines de 2019, 190 mil venezolanos migren rumbo a Brasil.

La retirada, que ha sido notificada en una misiva al secretario de Naciones Unidas, António Guterres, se produce tan sólo un mes después de que Brasil, aún bajo el Gobierno de Michel Temer, suscribiese el acuerdo en diciembre.

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular fue suscrito en la Asamblea General de la ONU y unos 152 países miembros, incluido Brasil, lo firmaron.

El acuerdo de la ONU, no vinculante, aborda la protección de las personas que migran, cómo integrarlas en nuevos países y cómo devolverlas a sus países de origen. El pacto fue aprobado en julio por todos los países miembro de la ONU, excepto Estados Unidos.

Sin embargo, Bolsonaro ha cuestionado en diferentes ocasiones los pactos globales como este y el Acuerdo de París contra el calentamiento global, del cual también ha amenazado con salirse.

Con un récord de 21,3 millones de refugiados en todo el mundo, la ONU comenzó a trabajar en el acuerdo no vinculante después de que más de 1 millón de personas llegaran a Europa en 2015, muchos de ellos huyendo de la guerra civil en Siria y de la pobreza en África.

Receptor de migrantes venezolanos

En Roraima, el único punto de entrada por tierra en territorio brasileño desde Venezuela, se instalaron refugios temporales en la capital Boa Vista y en Pacaraima. En Boa Vista, la capital de Roraima, la mayoría de los refugiados y migrantes de Venezuela “vive en situaciones de vivienda precaria, en espacios públicos, tiendas de campaña, al aire libre, edificios en desuso o casas abandonadas o dañadas”, relata un documento de las Naciones Unidas reseñado por Clarín en 2018.

De acuerdo con un estudio de Naciones Unidas, “el retrato robot del migrante venezolano indica que hay una mayoría de hombres (56,3%) respecto a mujeres (43,7%). Más de la mitad del total son solteros, con una ligera mayoría femenina. La franja edad que tuvo mayor representación para ambos sexos se situó entre los 26 y 35 años”.

Indican que entre los encuestados, un 68% afirmó tener hijos, un 65% viajaba acompañado, la mayoría de estas personas cuenta con un nivel educativo medio o superior y un 4% de las mujeres estaba embarazada.

“La mayor parte de venezolanos provienen de los estados Anzoátegui (30,8%), Bolívar (18,1%) y Monagas (17,8%). Casi la totalidad de migrantes expresó su intención de quedarse en Brasil y solamente una minoría indicó su intención de desplazarse hasta Perú u otros países como Argentina, Chile y Uruguay”.

En relación con su situación laboral, un 35% estaba desempleado antes de iniciar el viaje, casi la misma proporción (34%) trabajaba y un 23% realizaban trabajos independientes. (Con información de Europa Press | María Ramírez Cabello)

Template by JoomlaShine