Lunes, 05 Marzo 2018 00:00

UT debió escalar a 8.148 bolívares de haberse considerado hiperinflación de 2017

 
Valora este artículo
(2 votos)
El rezago de la UT afecta no solo el cálculo de multas, tasas, impuestos y el bono de alimentación, sino que obliga a cada vez más personas a pagar ISLR El rezago de la UT afecta no solo el cálculo de multas, tasas, impuestos y el bono de alimentación, sino que obliga a cada vez más personas a pagar ISLR FOTO WILLIAM URDANETA

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La variación de la inflación es el indicador que debe considerarse para el ajuste de la Unidad Tributaria (UT). Lo establece el Código Orgánico Tributario (COT) en el numeral 15 del artículo 131. Bajo este precepto y tomando en cuenta la inflación de 2.616%, estimada por la Asamblea Nacional al cierre del 2017, la UT debía escalar de 300 a 8.148 bolívares.

Pero el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció por una transmisión de Facebook Live la semana pasada que la Unidad Tributaria fue ajustada 66,6% a 500 bolívares, sosteniendo la facultad para autorizar la variación en el decreto de emergencia económica, prorrogado por décima tercera ocasión el 9 de enero de 2018.

La variación del indicador, por debajo de la inflación del 2017, forma parte de una política del Ejecutivo de subestimación de la UT desde 2007, que afecta todos los conceptos que la toman como referencia, como multas, aranceles legales y el bono de alimentación, y salta el control de la Asamblea Nacional.

No por casualidad, un asalariado venezolano recibirá a partir de marzo un bono de alimentación de 915 mil bolívares a razón de 61 UT al día, cuando de haberse seguido el procedimiento legal debería ascender a 14,9 millones de bolívares, considerando solo el rezago de un año. El monto sigue siendo insuficiente para cubrir la canasta alimentaria.

El experto tributario, Camilo London, explicó que de 2007 a la fecha solo se consideró la variación de la inflación en un año. De allí que la subestimación acumulada –en 11 años– sea tan pronunciada que la UT debería ubicarse este año en 217 mil bolívares, tomando como referencia para el ajuste los cálculos de la Asamblea Nacional “ante la opacidad del Banco Central de Venezuela que no ha reportado el índice de precios al consumidor en los últimos dos ejercicios fiscales”.

Con la entrada de Venezuela al fenómeno de hiperinflación, apunta London, 2018 sería el año con mayor subestimación de la Unidad Tributaria. “Este año tiene la subestimación más grande en la historia, porque estamos en hiperinflación y se ajustó 66,6% cuando debió ser 2.616%. En términos reales el valor de la Unidad Tributaria con este último ajuste disminuye, en términos relativos, 93,86%”, puntualizó.

“El sentido de la UT de tener un valor indexado por inflación se ha perdido, cuando el Ejecutivo no consideró la inflación como referencia para el ajuste (…) Creo que hay una combinación de desconocimiento del alto gobierno de los efectos de esta medida cuando se estableció por primera vez en el 2007. Empezó de manera ingenua y luego se constituyó en una política de Estado”.

La subestimación obligó al Ejecutivo a implementar medidas alternas como la Unidad Tributaria Sancionatoria para establecer las multas impuestas por la Administración Pública; y la Unidad de Cálculo Aritmético del Umbral Máximo y Mínimo (Ucau), esta última de enero de 2018 y solo para contrataciones públicas. Ya, meses antes, la modificación de la base de cálculo del bono de alimentación era un reconocimiento de la subestimación del indicador tributario.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

La dolarización informal en productos y servicios es un síntoma de la hiperinflación

barra 4naranja220

Economista Jesús Casique califica de leve impacto de la reducción del IVA en el déficit fiscal

barra 4naranja220

Ejecutivo lleva una década subestimando a su antojo valor de la unidad tributaria

barra 4naranja220

 

“Y aun cuando se respetase el procedimiento legal, en hiperinflación se debería ajustar mensualmente. En el ámbito laboral, un ajuste anual es insuficiente, pierde vigencia en olas inflacionarias. Por eso no debería usarse sino para tributos. En este contexto, debería crearse un indicador indexado a la inflación con ajuste mensual”, explicó el experto.

Aun con ingresos precarios, pagarás ISLR

Además del rezago que la subestimación de la UT genera en el bono de alimentación y en el cálculo de multas y otros parámetros, London resalta que en el ámbito tributario, el Impuesto Sobre La Renta (ISLR) se va a incrementar tanto a personas naturales como jurídicas. “Incluso, personas que no pueden cubrir la canasta alimentaria deben dejar una parte de su precario ingreso en ISLR. Los efectos para los asalariados son devastadores”.

En declaraciones previas, London advirtió que las rebajas personales y por carga familiar estarían igualmente subestimadas. “La tarifa del ISLR es más gravosa para las personas, en la medida en que la subestimación de la UT es mayor”, dijo.

El rezago es tan pronunciado, que una corrección del valor se hace cada vez más difícil, consideró London. “Cuando la acumulación del desvío es tan marcado, causa efectos y distorsiones en la economía”, dijo. En ese caso, habría que modificar las leyes que ya intentaron corregir la subestimación.

Visto 1711 veces Modificado por última vez en Lunes, 05 Marzo 2018 17:42

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...