Jueves, 04 Enero 2018 00:00

Déficit de inversiones e insumos prolonga descalabro operativo en el sector aluminio

 
Valora este artículo
(4 votos)
El sector aluminio es vital para la industria transformadora nacional que se resiente por la escasa producción El sector aluminio es vital para la industria transformadora nacional que se resiente por la escasa producción Fotos William Urdaneta | Wilmer González | Archivo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Ejecutivo traspasa CVG y 18 empresas básicas a la Vicepresidencia con la reciclada excusa de la eficiencia

barra 4naranja220

Sindicalismo oficial ahora sí nota crisis de empresas para cargar contra ministro de Industrias

barra 4naranja220

Ministro de Industrias atribuye crisis del sector aluminio a la desinversión de Bauxilum

 

Los fabricantes de productos automotores, radicados principalmente en el centro del país, recibieron a lo largo de 2017 apenas 14% del aluminio que requirieron para sus operaciones, según cifras del gremio que los agrupa Favenpa.

El bajo despacho se explica por el descalabro de la producción de aluminio nacional, cuyas principales industrias reductoras Venalum y Alcasa, de propiedad estatal, están ubicadas en Guayana.

Si la última década ha estado marcada por la baja productividad, el 2017 coronó en desinversión e ineficiencia. En el caso de la cadena del aluminio, el primer eslabón del sector, Bauxilum, registró resultados operativos adversos que marcan la baja operatividad del resto de las industrias del ramo a las cuales sirve como proveedor de alúmina.

El ala de extracción de bauxita, materia prima para la producción de alúmina y, posteriormente, para la obtención de aluminio en las reductoras estatales, cerró el 2017 con 242 mil 500 toneladas en trituración, lejos de la capacidad de extracción de 6 millones de toneladas de bauxita de la industria.

El registro es 30,2% inferior a la producción lograda en 2016 de 347 mil 477 toneladas de bauxita.

Hace una década, en 2017, la industria extrajo 5,3 millones del mineral, de modo que el retroceso en apenas una década alcanza a 95%. “El sector aluminio venezolano está en quiebra y ha obligado a Venalum a comprar varios buques de alúmina este año. El campamento de Los Pijiguaos está en total abandono, con huecos, sin luminarias en las calles y la inseguridad está presente como en el resto del país”, dijo un investigador del mineral, que prefirió mantener su nombre en reserva.

Los registros distan de las metas de producción planteadas a principios de año, cuando la presidenta de la estatal, Leslie Turmero, informó que la empresa proyectaba la extracción de 1.350.000 toneladas métricas de bauxita este año.

 

BauxilumDesde hace una década la contracción productiva de Bauxilum ha sido progresiva. De 5,3 millones de toneladas en 2007, pasó a 3,6 millones en 2009; 2,2 millones en 2012 y a menos de un millón desde 2015

 

En la planta de alúmina, la producción cerró en 213 mil 814 toneladas de alúmina, de acuerdo con un balance mensual al que tuvo acceso Correo del Caroní. La cifra es 31,4% menor al registro del año previo; equivale a la mitad del plan de producción original y a apenas 10,6% de la capacidad instalada de la planta.

Wilfredo Flores, secretario general del Sindicato Único de Profesionales Universitarios de Bauxilum (Suprobaux), manifestó que en materia productiva el 2017 estuvo marcado por la falta de inversión. “No hemos tenido en los últimos seis años inversión productiva para insumos, repuestos y equipos. Eso ha hecho que las operaciones se hayan visto afectadas. La gestión ha sido deficiente”, dijo.

La compañía tiene 103 días en operaciones mínimas, debido a problemas operativos y déficit de insumos. El balance anual al que tuvo acceso Correo del Caroní refleja que luego de alcanzar un pico en marzo de más de 34 mil toneladas y registros de más de 20 mil toneladas en otros cuatro meses del año, la producción se contrajo a 748 y 1.692 toneladas en octubre y noviembre, respectivamente.

La capacidad instalada de la industria indica que la producción mensual debería rondar las 166 mil toneladas mensuales.

La parálisis obligada, señaló Flores, ha sido aprovechada para hacer limitados mantenimientos “en la medida que se pueda, porque esto también implica recursos, consumibles, repuestos, contratación. Estamos haciendo lo que se puede”.

Los mismos problemas macroeconómicos que sufre el país se perciben en el déficit de transportes para el traslado de personal y en el incumplimiento del servicio de comedores, prestado por la expropiada Friosa y que ha obligado al personal administrativo a trabajar hasta las 12:00 del mediodía.

Venalum sin plan de reincorporación

Para la reductora de aluminio Venalum, 2017 fue también particularmente nefasto. No solo no se cumplieron los planes trazados de incorporación de celdas de producción del metal, sino que a mediados de septiembre un apagón originado por una falla en la subestación eléctrica Guayana B obligó a la desincorporación de 140 celdas de reducción en menos de una semana.

Al cierre del 2017, apenas 136 celdas estaban en servicio de un parque de 905 celdas en total, lo que indica una tasa de operación de 15%.

Los resultados del año configuran un revés, considerando que Venalum fue la única empresa del sector aluminio que, en el 2016, logró elevar su producción, específicamente en 35%, con 312 celdas conectadas y un 29% de operación.

El presidente al inicio del año, Luis Augusto Jiménez, había informado que para el segundo semestre aspiraban contar con un aproximado de 586 celdas conectadas. En marzo de 2017, Jiménez fue sustituido por el general de Brigada, Edgardo Zuleta Rausseo, quien llegó a Guayana en 2014 de la mano del mayor general Justo Noguera Pietri. Si bien se trazaron planes, no hubo resultados positivos.

 

AlUminaLa baja producción de alúmina impide satisfacer los requerimientos de las reductoras Alcasa y Venalum

 

El secretario de administración y finanzas del Sindicato Único de Trabajadores Profesionales Universitarios de Venalum (Sutrapuval), Ángel Brito, informó que el 2017 cerró con una producción de 121 mil toneladas de aluminio primario, un retroceso de 3% con respecto al 2016 cuando produjo 124 mil 951 toneladas del metal.

El resultado refleja que la industria opera a 28% de su capacidad instalada, que se ubica en 430 mil toneladas de aluminio gracias a sus 905 celdas de reducción, la mayoría en desuso a raíz de la crisis eléctrica de 2009 - 2010 que obligó a su desincorporación.

A raíz del apagado masivo de celdas en septiembre, el cuerpo técnico presentó un plan para cerrar el año con 195 celdas en servicio. Las condiciones en cuanto a disponibilidad de equipos e insumos no se cumplieron. “Fue una total burla, solo se arrancaron tres celdas y de broma. Hay problemas serios de grúas y ausencia de personal por falta de transporte, además de muchos atrasos de carbones y banqueo”, explicó un técnico con más de 20 años de antigüedad en la industria, que prefirió mantener su nombre en reserva.

“No hubo incorporación de celdas, no se ejecutó el plan. De hecho, cuando se estabilizan las líneas de producción a raíz de la desincorporación masiva quedaban 142 celdas para ese entonces y al día de hoy hay 136 celdas. Nos está preocupando mucho la situación actual de la planta”, resaltó el dirigente sindical, Ángel Brito.

Por el déficit de alúmina, debido a la parálisis de Bauxilum, la compañía aspira recibir 10 mil toneladas del insumo, dijo. “Hay problemas en producción, insumos, implementos de seguridad; de hecho vamos a hacer un recorrido en cada una de las áreas para conocer del propio trabajador los problemas que padecen en sus áreas”.

Alcasa con 38 celdas en servicio

La debilitada pionera del aluminio, Alcasa, cerró el 2017 con apenas 38 celdas en servicio de un parque de 396 en total, lo que ubica su tasa de operación en 9,5%. “La empresa mantiene una crisis severa, producto de una política desarrollada por el ministro de Industrias, Juan Arias, de desatención de los requerimientos de las empresas del aluminio”, justificó el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Alcasa (Sintralcasa), José Gil.

“Todas sufrieron un deterioro por la falta de atención e inversión”, dijo, sin responsabilizar del descalabro de las estatales al Ejecutivo nacional. “El gobierno designa a los funcionarios que son los que escuchan y toman las decisiones de las políticas y el ministro se dedicó a tomar medidas desacertadas, causó un grave daño”, enfatizó.

 

AlcasaAlcasa contaba a finales de 2017 con apenas 38 celdas en servicio, 9,5% de su parque de reducción de aluminio

 

Alcasa es la única de las industrias del aluminio que en los últimos años ha recibido inversiones, en específico por un monto de 403 millones de dólares. Pero, aun con la inyección de recursos, el reflote de la industria no ha sido posible.

“La crisis no está asociada a esa inversión, esa inversión se desarrolló plenamente y es lo que podemos presentar desde el punto de vista positivo, la planta de extrusión, laminación y equipos. Fue un proyecto y cada partida tiene una denominación. Están en fase de culminación el laminador y la planta de extrusión, en producción”, aseguró.

A su juicio, las áreas que no han sido atendidas y que son medulares en las operaciones de la industria son el almacén y compras de materias primas e insumos. En este grupo entra el estatus de la estatal Carbonorca, productora de ánodos de carbón para las reductoras de aluminio, que será publicado en los próximos días.

Los tambaleantes días finales del 2017, en el que las protestas laborales del sector estuvieron presentes por retrasos en la aplicación del tabulador salarial, estuvieron aderezados con el cambio de adscripción de las industrias a la Vicepresidencia de la República, despacho dirigido por Tareck El Aissami al que ahora tendrán que tocar la puerta para reclamar la necesaria reactivación de las compañías de metales y eficiencia, la reciclada excusa del traspaso.

Visto 2123 veces Modificado por última vez en Jueves, 04 Enero 2018 21:57

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...